Martes, 31 de marzo de 2009


mi d?cimo aniversario de mi primer Camino de Santiago, y quiero intentar hacer un recordatorio de mis escritos en cada uno de mis diferentes caminos desde ese momento, algunos de ellos han pasado por mi vida sin grandes experiencias, pero otros han marcado un antes y un despu?s.
Una de las cosas mas importantes para mi han sido las amistades que mantengo a pesar del tiempo y de los kil?metros.
Me llamo Maria Jos?, nac? en T?nger (Marruecos) de padres espa?oles.
Llevo viviendo en la provincia de M?laga desde muy peque?a, por lo que me considero malague?a hasta la medula.
Actualmente tengo 45 a?os, estoy casada, y tengo 2 hijos, Esther de 26 a?os y Adolfo de 24 a?os.
No puedo recordar en que momento de mi vida apareci? Santiago y su camino.
Desde ni?a hab?a o?do hablar a mi madre de su ilusi?n por una hacer una peregrinaci?n a Tierra Santa (Jerusal?n). Como es natural, yo empec? a sentirme atra?da por la misma idea y siempre que pod?a, le?a algo sobre las peregrinaciones, de esa manera llego a mis manos una escasa informaci?n sobre el Camino de Santiago.
En mi casa nos hemos educado en un ambiente religioso, eso provoco que desde peque?a estuviera en grupos cristianos, asistiera a convivencias, ejercicios espirituales, etc... despu?s de algunos a?os, en una convivencia celebrando la pascua, conoc? a varios j?venes que iban a iniciar el camino poco despu?s, quer?an llegar a Santiago el 25 de Julio de 1976, a?o santo. No lo pens? mucho y me entusiasme pensando en irme con ellos, en aquellos d?as era dif?cil encontrar informaci?n sobre el camino, pero estaba tan ilusionada que todo me daba igual y empec? a organizar lo que seria ?mi camino?, pero se me olvido algo muy importante, no cont? con el consentimiento de mis padres, ellos estaban acostumbrados a que fuera a convivencias, ejercicios espirituales, etc... imagine que esto era igual; ?ingenua de mi!, se lo dije a mi madre para que me dejara, pero como era de suponer, no me dejo, aun era muy cr?a, todav?a no hab?a cumplido los 13 a?os y en aquella ?poca el Camino de Santiago era algo desconocido, no hab?a apenas albergues, no hab?a infraestructura, no estaba bien se?alizado.... Aun puedo sentir ese dolor interno al darme cuenta que no iba a poder hacer el camino, ?MI CAMINO?. Segu? creciendo y aunque siempre hab?a mantenido viva en mi, esa idea, cada vez la ve?a mas lejana y poco a poco me fui acostumbrando a que aquello fuera una simple ilusi?n; una utop?a, aunque cueste trabajo pensar en ello cuando lo ves todo tan imposible, hay una verdad, una gran verdad y es que utop?a s?lo es utop?a hasta que se convierte en realidad.
Al conocer al que es actualmente mi marido me despegue de todo, me case, tuve a mis dos hijos y aquella ilusi?n se quedo en segundo plano, aunque la idea de hacer el camino, siempre se mantuvo viva en mi mente, ?era algo tan grande para mi!, que nunca lo pude olvidar, iban pasando los a?os, mis hijos crec?an igual que crec?a el inter?s de la gente por el camino de Santiago.
A partir de 1993 empez? a hablarse mucho m?s del camino, cada vez era m?s popular. Cada a?o que sal?a en la televisi?n algo de Santiago o del camino me daba un vuelco el coraz?n.
Pasados veintitr?s a?os de aquello, un d?a hablando con mi cu?ada, me cont? que ten?a intenci?n de hacer un trozo del camino con unas amigas, ?que envidia! pens? en ese momento, con las ganas que yo tenia. Paso un poco de tiempo y cuando volv? a verla, le pregunte que cuando iban a irse y ella me cont? que al final no iban, que sus amigas no pod?an y ella se hab?a quedado con las ganas.
Llego el mes de julio, 1999, a?o santo, como es habitual en esas fechas cercanas al d?a de Santiago la televisi?n hablaba del camino a todas horas y yo all?, escuchando y resign?ndome, no se porque pensaba que nunca podr?a hacerlo, ?que equivocada estaba!
Recuerdo que est?bamos todos sentados en la mesa, era la hora de la comida y ten?amos la televisi?n puesta, y all? estaba, ?La Plaza del Obradoiro? con un mont?n de peregrinos andando por all? y yo delante del televisor atontada, recordaba un viaje que hicimos los cuatro cuando los ni?os eran mas peque?os y paseamos por la plaza del Obradoiro, la catedral, el p?rtico de la gloria, ?que maravilla!, estaba pensativa, recordando aquella visita a Santiago de Compostela y so?aba con estar all? como una peregrina y en ese momento dije en voz alta ?me morir? con las ganas de ir?. Adolfo (mi marido) dijo en ese momento (sin pensarlo) si lo llega haber pensado creo que se hubiese callado, ?porque no hablas con mi hermana y os vais las dos juntas? ?Madre m?a!, no lo pens?, deje la comida y sal? corriendo como una chiquilla a buscar a mi cu?ada, no se me hab?a ocurrido, ?l me abri? los ojos, yo lo ve?a un imposible y de repente se convirti? en algo posible. Aquel d?a fue especial, era ver cumplida aquella gran ilusi?n de hacia mas de 20 a?os.
A mi cu?ada le gusto la idea y decidimos empezar a primeros de septiembre.
Yo, ni lo pens?, no hacia falta desde aquel momento empec? a organizar lo que seria ?mi primer encuentro con el camino?.
Mi cabeza comienza a dar vueltas, no se por donde empezar, a?n me queda mucho que preparar y la cabeza comienza a humear de tanto pensar, pero a pesar del humo que sale de ella, yo sigo como en un c?rculo vicioso que no puedo controlar, los nervios, el miedo, miedo de dormirme porque al despertarme me podr?a dar cuenta de que era un simple sue?o, pensar si seria capaz de llegar a Santiago, ?madre m?a! Cuantos miedos, cuantos interrogantes y cuanta ilusi?n y alegr?a contenidas, aquella misma noche empec? a andar, quedaban pocos d?as de julio y el mes de agosto se pasaba demasiado deprisa, yo no estaba acostumbrada a caminar durante mucho rato seguido, y hacer el camino supon?a un gran esfuerzo, pero todo me daba igual, al fin iba a realizar mi gran ilusi?n.
Decidimos empezar el camino en Astorga, escogimos Astorga por ser una ciudad caracterizada por su larga historia, fue un importante enclave romano y mantuvo una cierta importancia en el medievo, siempre me he sentido atra?da por esa ?poca, y Astorga era muy conocida por su centro hospitalario jacobeo, y por ser nudo de la V?a de la Plata y el Camino de Santiago. Adem?s yo hab?a o?do decir que era una ciudad preciosa, entre sus monumentos destacan las murallas medievales, la Catedral de Santa Maria, el Palacio Episcopal obra de Gaudi, la primera vez que lo vi en fotograf?a me atrajo por su originalidad, me record? el m?tico castillo medieval de hadas y duendes de los cuentos, cuando era peque?a me imaginaba viviendo en un palacio como ese, las iglesias rom?nicas de San Juli?n y San Bartolom?, las g?ticas de Santa Marta y San Francisco y el ayuntamiento, que tiene una espada?a central en la que se encuentran unas figuras articuladas, vestidas de maragatos, que golpean la campana marcando las horas, recuerdo el rato que pasamos all? mi cu?ada y yo esperando que dieran las doce, a pesar de ser una ciudad peque?a es incre?ble la riqueza que tiene, aqu? se demuestra lo importante que tuvo que ser en su ?poca.
Como Astorga pertenece a Le?n, llame por tel?fono a la oficina de turismo de Castilla y Le?n para que me mandaran si era posible alguna informaci?n del Camino de Santiago, en menos de una semana me llego un sobre grande con un mont?n de cosas sobre el Camino de Santiago a su paso por su comunidad.
Al ir leyendo toda la informaci?n que me hab?an mandado averig?? que necesit?bamos la credencial.
La ?Credencial del Peregrino? es el documento que acredita la condici?n de peregrino con el fin de obtener ?La Compostela?, que esta acredita a su vez que se ha hecho la peregrinaci?n a Compostela por motivos religiosos, si no lo haces por motivos religiosos no te la dan, te dan un certificado de que has hecho el camino.
La credencial se entrega a los peregrinos que desean recorrer el Camino a pie, en bicicleta o a caballo, y es necesaria para disponer de acceso a los albergues.
Me dijeron que pod?a solicitarla en la Catedral, y una ma?ana calurosa de agosto me dispuse para ir a la Catedral de M?laga para solicitar las credenciales. Una vez all?, me dijeron que subiera arriba que hab?a una monja que las entregaba, recuerdo que pase un buen rato hablando con ella, pregunt?ndome el porque quer?a ir Santiago en peregrinaci?n, y otras muchas cosas, yo intente explicarle mis motivos de una forma r?pida, a mi me gusta hablar y a ella parec?a que tambi?n, si le explicaba las cosas como las sent?a me ve?a all? durante todo el d?a, pero bueno a pesar de todo pase all? por lo menos un par de horas, recuerdo que entre muchas de las cosas que me dijo, hubo algo que siempre record?, algo que intente llevar siempre en mi mente, seg?n ella el Camino ya hab?a comenzado para mi con mis preparativos y con la ilusi?n que tenia puesta, pero que realmente comenzar?a mi verdadero camino cuando llegara a Santiago, me dijo tantas cosas, que ya no recuerdo la mayor?a, pero bueno yo le di las gracias, cog? las credenciales que era lo que me interesaba en ese momento y me fui de all? dispuesta a iniciar mi camino como fuese, quer?a vivirlo, me daba igual lo que me dijesen, yo despu?s de tantos a?os quer?a experimentar en mi esa fuerza, esa magia que todos cuentan, quer?a sentirla por mi misma, me daba igual si iba a ser duro, bonito, feo, si iba a lloverme o hacer fr?o o calor, simplemente quer?a vivirlo, ?sentirlo!.
La idea fue madurando y seg?n iban pasando los d?as ve?a con m?s claridad que mi sue?o se iba a convertir en una realidad que hab?a dejado de ser una utop?a para convertirse en algo que ya pod?a casi palpar.
Se acerca el d?a previsto para la salida, las noches son casi en blanco, repasaba una y otra vez todo lo que hab?a preparado concienzudamente para el camino: mochila, ropa, saco de dormir, neceser, botiqu?n, la credencial, y todo lo que cre?a imprescindible para esos d?as.
El d?a 1 de septiembre sal? con destino a Madrid, era tanta la ilusi?n y los nervios que tenia que no dorm? apenas esa noche, me daba susto dormirme y que al despertarme me diese cuenta que todo hab?a sido un sue?o, pero no; por la ma?ana Adolfo me llevo hasta la estaci?n de tren de M?laga y sal? con destino a Madrid, all? nos encontrar?amos mi cu?ada y yo, ella estaba trabajando en aquella ?poca en Ciudad Real y nos organizamos para llegar mas o menos a la misma hora a la estaci?n de Atocha y desde all? irnos juntas hacia Chamartin para coger el otro tren.
Ese fue mi primer camino, esta claro que la ilusi?n y ?El Camino? hicieron que en mi vida hubiese un antes y un despu?s.
De eso han pasado casi diez a?os, en eptiembre celebraremos algunos amigos nuestro decimo aniversario, fue mi primer Camino y donde conoci a grandes amigos con los que actualmente mantengo una gran amistad.

Esta historia me la ha enviado una amiga....M. Jos?. "La malague?a"


Este a?o celebro


Se mezclan muchos recuerdos de diferentes caminos, he estado 7 veces en el Camino de Santiago, en algunas ocasiones han sido solo tramos de algunos d?as, y otros han sido el trayecto completo, en todos ellos hay experiencias diferentes, pero hay dos que me marcaron de forma muy especial, el primero por ser eso, ?el primero? y el quinto, fue muy especial por muchos motivos, durante este camino estuve escribiendo todo lo que pasaba por mi cabeza y recordando diferentes momentos vividos, fue un camino en solitario, pero llevando en mi mochila todos los amigos, recuerdos y experiencias vividas en los otros restantes, fue un CAMINO muy especial para mi y es por ello que con este es con el que quiero empezar estos recuerdos que quiero compartir con todo el que tenga ganas de leer mis experiencias en el Camino de Santiago.

?Mi quinta vez!, y yo que a?os atras crei que era una utopia, que nunca conseguiria ir ni una vez y esta es la quinta, tengo la intenci?n de empezar este camino en Saint Jean Pied de Port y terminar si Dios quiere y mi cuerpo aguanta en Santiago.
Deje de trabajar el 22 de junio por la tarde y esa misma noche ten?amos programada una charla sobre el Camino Mozarabe con el grupo de senderismo al que pertenezco, ven?an amigos peregrinos de la Asociaci?n Jacobea de M?laga y pase una noche entra?able, despu?s de la charla-coloquio estuvimos hablando de lo que iba a ser Mi Camino al d?a siguiente, recibiendo consejos y despidi?ndome de todos.
Mi idea de salir desde Saint Jean Pied de Port e iniciar el camino es algo que no puedo explicar, a pesar de que mucha gente me ha dicho que es una etapa dif?cil, creo que es comienzo necesario para mi, atravesar los pirineos como los primeros peregrinos del medievo, es como si fueras un eslab?n en esa cadena entre los antiguos peregrinos, los actuales y los futuros, a todos nos mueve algo especial, yo lo tenia claro y al d?a siguiente de madrugada Adolfo y yo nos dispusimos a salir camino de Saint Jean Pied de Port, 1.100Km ten?amos por delante, mi intenci?n era salir el domingo por la ma?ana temprano hacia Roncesvalles, pero por causas del destino, se nos hizo tarde, hab?a una niebla espesa y decidimos pasar la noche en Espa?a, mi intenci?n era otra, pero al final me alegro de que todo pasase de esa manera, el d?a de ?San Juan? domingo 24 de junio, nos levantamos temprano ?bamos camino de Roncevalles, al pasar por Burguete, precioso pueblo pirenaico, antiguo burgo de Roncesvalles, lleno de casonas t?picas navarras y con sus balcones llenos de flores; dicen, que es aqu? donde Ernest Hemingway se alojaba cuando se recuperaba de las resacas sanfermineras pescando en el r?o que tiene su paso por esta localidad, en un peque?o puente rom?nico de un solo ojo, el puente rom?nico lo vi, pero Hemingway no estaba all? pescando, una pena, yo nac? despu?s de que el muriera, pero hubiese sido estupendo poder estar all?, sentados los dos en ese peque?o puente y con nuestras respectivas ca?as de pescar, lance tras lance esperando pacientemente, mientras tanto estar?amos de charla los dos, y de repente, inesperadamente, se romper?a la monoton?a y sentir?a que algo tira de mi, es ese momento en el que el coraz?n parece que va ha estallar, las manos sudan y las piernas tiemblan, miras y ves a una preciosa trucha, ?Oh! quedas eclipsada por su hermosura, dicen que sacar del r?o una trucha, con la ca?a, encierra en s? cierto embrujo de cuyo hechizo resulta dif?cil evadirse, puede que alg?n d?a lo pruebe aunque no sea con Hemingway, imagino que muchos se sienten atra?dos por este personaje, yo aun recuerdo cuando le? sus novelas el Viejo y el Mar, Por quien doblan las campanas y las nieves del Kilimanjaro.

Bueno, sigo con mi camino, una vez en Burguete, buscamos la farmacia, recuerdo a mi queridos compa?eros y amigos Salva y Adela dici?ndome una y otra vez que tuviera cuidado con mis rodillas, que por all? el terreno es muy irregular, empinadas y peligrosas subidas con escarpadas y dif?ciles bajadas tan pronunciadas que podr?an da?arme aun mas de lo que estaban mis rodillas y podr?a tener la mala suerte de empezar y terminar mi camino a la misma vez; as? que recordando sus consejos me dispuse a comprar unas rodilleras, entramos en la farmacia, la farmac?utica al principio me pareci? un poco seca y seria, pero despu?s de un rato charlando con ella fue muy simp?tica y agradable, aunque con lo que me cont?, consigui? que me quedara ligeramente preocupada, pero yo, erre que erre y me daba igual lo que me dijesen, despu?s de tanto tiempo pensando en cruzar el pirineo no iba a abandonar la idea a pesar de que me contara la cantidad de peregrinos no han pasado de Burguete despu?s, todo por venir con las rodillas hechas mixtos o quien por imprudencia se perd?an en el pirineo y ten?an que ir en su busca encontr?ndoselos en algunas ocasiones muertos, me comenta que si el d?a esta nublado, que no me arriesgue, que all? arriba el tiempo cambia r?pidamente y se meten una nieblas muy densas, que hay un tramo cerca del monte Leizar Atheka que no esta bien se?alizado y que hay la gente se equivoca y se pierde con el consiguiente peligro, bueno la verdad es que cuando te cuenta una lugare?a cosas como esta te da un poco de miedo, pero no puedo dejar de pensar en llegar a Saint Jean Pied de Port e iniciar el camino de Napole?n, que es el que cruza por el pirineo, lo tengo claro, no lo puedo ignorar.

?Te imaginas atravesando los pirineos como los primeros peregrinos del medieveo, todos entramos en la pen?nsula admirando el mismo paisaje, tiene que ser maravilloso, de todas maneras pienso que yendo con cuidado no me pasara nada.
La farmac?utica nos aconsejo que habl?ramos con la hospitalera de Roncesvalles, que le dij?ramos que ?bamos de su parte y que ella me explicar?a bien todo lo que necesitaba saber de ese tramo, Roncevalles esta a tres kil?metros mas o menos, al ir llegando me quedo asombrada, siempre hab?a escuchado hablar de Roncesvalles como una ciudad muy importante, me hab?a imaginado que era un pueblo mas grande, actualmente est? considerado el segundo enclave m?s importante del todo el Camino justo por detr?s de la propia ciudad de Santiago, pero no solo por ser el punto de origen, sino por su larga tradici?n religiosa y peregrina, dicen que desde tiempo inmemorial se consider? a Roncesvalles un paso obligado para todo viajero que cruzara los Pirineos, por eso me asombr? ver que era muy peque?o, hay dos hostales ?La Posada? y ?Casa Sabina?, la Real Colegiata y el albergue de peregrinos y para ya de contar, la verdad es que a pesar de todo llama la atenci?n, el encanto de los parajes que lo rodean es de una gran belleza, la Real Colegiata es una construcci?n magnifica, al entrar, estaba empezando la misa y pens? que ya que estaba all? era buena idea quedarme a escucharla y esperar la bendici?n del peregrino, al finalizar como no hubo bendici?n me quede un poco pensativa y como ya sab?is los que me conoc?is bien, ni corta ni perezosa me aproxime al cura y le pregunte, ?porque no hab?an dado la bendici?n? El me contesto que la misa del peregrino es por la tarde, le cont? mi intenci?n de salir desde Saint Jean y me dijo que me esperara, en un momento me vi yo all? sola recibiendo la bendici?n del peregrino, todo un privilegio, o por lo menos para mi lo fue.


Esta es la oraci?n que recib? en Roscesvalles como todos los que hab?is salido de all? la recordareis.

!!Oh Dios, que sacaste a tu siervo Abraham de la ciudad de Ur de los Caldeos, guard?ndolo en todas sus peregrinaciones, y que fuiste el gu?a del pueblo hebreo a trav?s del desierto; te pedimos que nos guardes a nosotros, siervos tuyos, que por amor a tu nombre, peregrinamos a Santiago de Compostela.

S? para nosotros
compa?ero en la marcha,
gu?a en las encrucijadas,
aliento en el cansancio,
defensa en los peligros,
albergue en el camino,
sombra en el calor,
luz en la oscuridad,
consuelo en los desalientos,
y firmeza en nuestros prop?sitos.
Para que, por tu gu?a, lleguemos sanos y salvos al t?rmino del camino y, enriquecidos de gracias y virtudes, volvamos ilesos a nuestras casas, llenos de saludable y perenne alegr?a. Por Jesucristo nuestro Se?or. Amen.
Ap?stol Santiago, ruega por nosotros.
Santa Maria, ruega por nosotros.
Despu?s, pasamos ?el d?a en Saint Jean Pied de Port, (San Juan a pie de Puerto) es una bell?sima localidad francesa, dicen que es donde conflu?an las tres grandes v?as Jacobeas del territorio franc?s, la que part?a de Paris, la que lo hac?a de Le Puy y la que proced?a de Vecelay, dicen que hace siglos que Saint-Jean-Pied-de-Port es una parada principal antes del paso de los Pirineos.

Pasamos la noche en ?el casco antiguo, all? es f?cil transportarse en el tiempo,
es una ciudad medieval preciosa, paseamos por sus murallas, las rodeamos y entramos por la puerta de Santiago a la Rue de la Cidadelle, pasamos por la puerta de la Iglesia de Ntra. Se?ora donde comienza el camino y cruzando el puente sobre el R?o Nive nos paseamos por la c?ntrica y comercial Rue d?Espagne, para salir del antiguo recinto amurallado por la Puerta de Espa?a,?
?A la ma?ana siguiente 25 de junio, nos levantamos bien tempranito, despu?s de desayunar Adolfo y yo nos despedimos en la Puerta de Espa?a, all? comenc? a caminar.
Subir por la v?a romana, conocida como " camino de Napole?n " ha sido algo espectacular, no hay palabras para describir los sentimientos, pensamientos y todo lo que pasa por la mente en esos 27 Km. Con un desnivel de 1250 metros cruzando los Pirineos como lo hac?an los peregrinos de la ?poca medieval.
Aunque todo el mundo me hab?a advertido de la dureza de la etapa incluso algunos de lo peligroso que pod?a ser en un d?a malo, no lo pens? dos veces, y me encamine hacia Roncesvalles, la mayor parte del camino es subir, subir y subir, parece que nunca vas a terminar de subir, pero bueno hay que superar un desnivel de 1250 metros.

El clima no me acompa?o aunque en verdad pienso que a lo mejor eso me ayudo a llegar bien a Roncesvalles, se meti? una niebla bastante fuerte, me llovi? durante la mayor parte del recorrido, y con el fuerte viento que hacia, la sensaci?n t?rmica era aun mas de fr?o, la verdad es que pase mucho fr?o.
Sobre las doce de la ma?ana mi cuerpo hab?a agotado todas las reservas de comida que tenia, yo me iba quedando sin gasolina, pero como no paraba de llover era imposible hacer una parada, all? arriba no hay donde meterse.


Llegue a una especie de refugio para enanos (digo yo ), pues hab?a que entrar casi de rodillas y dentro tenias que estar en cuclillas o como yo que al ser chiquitina me acurruque en una piedra, me llamo la atenci?n dos extranjeras que en vez de estar dentro resguard?ndose del fr?o y de la lluvia decidieran estar fuera comi?ndose de mala manera el bocadillo, pasado un buen rato adivine porque no estaban dentro; menos mal que ya hab?a terminado de comerme el bocata de jam?n, sal? de all? como alma que lleva el diablo, la verdad es que no se quien se asusto mas, yo o aquellos dos ratones que al olor de la comida salieron a saludar.
Pasado este trance comenc? a caminar otra vez, en algunos momentos hab?an algunos claros que dejaban entre ver lo que me estaba perdiendo, esta claro que tendr? que volver.
Bajar por el hayedo ha sido una idea estupenda, a pesar de la dureza por el desnivel, dicen del 25%, ??vale la pena! es precioso, al llegar a Roncesvalles estaba Adolfo esper?ndome, se quedo asombrado al verme tan contenta, tan fresca, no parec?a que hubiese cruzado los Pirineos, la verdad es que a pesar del fr?o, viento y lluvia fue espectacular y como me hab?a hecho a la idea de que era muy duro al final no me pareci? tanto.


Por la tarde asist? a la misa del peregrino que es diferente, y esta vez tambi?n recib? la b
endici?n,? pero ya en grupo.
Adolfo no es peregrino y aunque la gente lo hace, nosotros no quisimos abusar de la hospitabilidad del albergue y nos pareci? m?s l?gico pasar la noche los dos juntos en un hostal en Burguete.
Al d?a siguiente Adolfo se despidi? de m? en Burguete precioso pueblo? pirenaico, donde parece ser que tuvo lugar la batalla de Roncesvalles.
Ahora transcribo mis anotaciones de esos d?as tal y como los fui escribiendo d?a a d?a.
Es una ma?ana lluviosa y con bastante fr?o, esta parte del camino me recuerda mucho al Camino Primitivo, aunque algunos est?is pensando que voy cometer la locura del a?o pasado, que fue hacerme los 320 Km. en una semana, os puedo prometer y prometo que en esta ocasi?n no me recuerda el Camino Primitivo por mi forma de caminar, pues voy a disfrutar de cada rinc?n que me encuentre y que me guste, ?sin prisas?, me recuerda mas bien por el paisaje, por lo frondoso, aunque este camino gracias a Dios tambi?n se diferencia del Primitivo porque hay mas gente, espero que tampoco se masifique mucho. Al ir caminando comenc? a pensar en el principio de esta gran ilusi?n, las veces que hab?a estado ya y esos paisajes por los que hab?a disfrutado tanto caminando.

Me estaba acordando del a?o pasado cuando hice el Camino Primitivo de Oviedo a Santiago, recorrer la Catedral de Oviedo, la C?mara Santa, tambi?n conocida como la Capilla de San Miguel, donde se guardan el Arca Santa y el Sudario de Oviedo.
Dicen que el arca le ha dado a Oviedo la reputaci?n de "ciudad santuario", por eso enlazan su significado religioso al de Santiago. All? me contaron este dicho:

?Quien va a Santiago
Y no a San Salvador sirve al criado
Y deja al Se?or?.
Yo por si acaso, visite todo lo que hab?a que visitar, la salida de Oviedo desde la Catedral, siguiendo las conchas doradas que est?n por todo el recorrido en el suelo fue especial, Oviedo es una Ciudad preciosa, ?Woody Allen la describi? realmente bien, tienes la sensaci?n de estar viviendo un cuento de hadas... Pero no solo la ciudad sino toda Asturias, ese paisaje tan caracter?stico, de Asturias, es un camino maravilloso, sembrado de peque?as aldeas, las monta?as y los valles son espl?ndidos y la belleza se hace m?s pronunciada por la claridad del d?a el terreno es muy accidentado e irregular, con muchas subidas y bajadas. Este Camino es, por su topograf?a, mucho m?s dif?cil. La ausencia de otros caminantes es la evidencia, en una semana me cruce con unos 20 peregrinos en total de los cuales un grupo eran ciclistas, tanto tiempo caminando en solitario da mucho tiempo para pensar pero, en muchos momentos, la mente se queda en blanco y s?lo hace caso a los sentidos, para concentrarse en las sensaciones y admirar el paisaje, las gentes, no hab?a peregrinos, pero los lugare?os son entra?ables, cari?osos, me sent? siempre bien acogida.
Bueno, vuelvo a retomar mi camino que cuando me pongo a recordar se me va la cabeza y olvido donde estoy, el d?a anterior seg?n venia de Saint Jean de Pied de Port me fui cruzando con diferentes peregrinos, hoy me he vuelto a cruzar con ellos, esto empieza ya a ser algo habitual, nos cruzamos cuando vamos andando, unas veces los adelantas tu, otras ellos a ti,? nos vemos en los albergues, esto es lo que va haciendo?? que? cuando vuelvas a verlos los saludes y les desees ?Buen Camino?
Recordando la salida desde Saint Jean de Pied de Port, tengo que retroceder incluso antes de comenzar a caminar, est?bamos Adolfo y yo aun juntos, eran las 7:30 de la ma?ana, ?bamos hacia una tienda que el d?a anterior nos hab?a dicho que preparaba bocadillos a partir de sea hora, una vez all?, mientras esper?bamos que nos atendieran, nos fijamos en un chico joven que parec?a peregrino, con un ligero aire estrafalario, su mochila, su perro y su guitarra; lo escuchamos hablar en varios idiomas,? la verdad es que era dif?cil de adivinar si era espa?ol o extranjero. Hoy se que es Italiano, tiene 20 a?os y se llama Enrico
Poco despu?s de Honto me adelanto otro peregrino, muy agradable, me vio y me ofreci?, agua, comida; pens? en ese momento que yo ten?a que tener mala cara, no se, puede que simplemente ?l sea? de esa manera, servicial, amable?
Cuando llegu? a Roncesvalles, all? estaba pregunt?ndome que tal hab?a llegado, esa misma tarde en la misa del peregrino me sorprendi? verlo, estaba celebrando la eucarist?a, es sacerdote, ahora s? que se llama Rodrigo, es argentino y vive en Roma.
En Espinel me los encontr? a los dos juntos, Rodrigo y Enrico con su perro y su guitarra; Rodrigo como siempre ofreciendo algo, en esta ocasi?n estuvimos hablando un poco, fue en ese momento cuando nos presentamos. Yo acababa de salir de un bar donde me hab?a vuelto a encontrar con Carlos el asturiano que conoc? justo al salir de Saint Jean Pied de Port, con ?l estuve andando la mayor parte del camino en los pirineos, ahora viendo como anda de r?pido, pienso que no volver? a encontrarme con ?l, la verdad es que no se como pude andar durante un par de horas cruzando el pirineo con ?l, o no me conozco o mas bien pienso que el bajo bastante su ritmo para hacerme compa??a pues el d?a era bastante malo, gracias Carlos, aunque no te vuelva a ver, pienso que alguna vez puedas leer esto.
Bueno a lo que iba, cuando me encontr? con Carlos el asturiano esta hablando con un padre e hijo gaditanos (Nono y Alejandro de 13 a?os).
All? estuve charlando con ellos durante un rato mientras esperaba que me prepararan un bocadillo de tortilla, ?madre m?a, que bocadillo!? Le ped? que me lo partiera en tres, pues aquello era una barra casi entera.
Despu?s de comerme una tercera parte del bocadillo retome otra vez el camino, de repente comenz? a salir el sol entre las nubes y dejo de llover, pudimos comenzar a disfrutar del hermoso paisaje, aunque en algunos momentos ten?amos que tener cuidado, ha llovido tanto que en algunos sitios el barrizal es tal, que algunos peregrinos cayeron al suelo, yo tuve suerte, aunque en esta ocasi?n no llevo la cruz de Caravaca que me regalaron algunos compa?eros del Grupo del 17, el efecto parece que perdura.
De Roncesvalles ha salido la mayor parte de los peregrinos, somos pocos los que nos cruzamos subiendo y bajando los pirineos,? sobre todo extranjeros.
Adolfo va camino de M?laga y yo voy caminando hacia ..... ?Qui?n sabe a donde llegare!, Donde mis pies quieran llegar.


Iba caminando bajo la lluvia y las nubes parec?an querer abrirse para dejar llegar un rallito de sol a los peregrinos que ?bamos? por ese camino embarrado por el agua, de repente escucho una voz familiar, son andaluces,? madre m?a, m?s andaluces, en esta ocasi?n tambi?n son padre e hijo, ?Los Manolos? me record? cuando ?Mis Adolfos? (padre e hijo) hicieron el camino.
Charl? drante un rato con ellos, Manolo hijo,tiene 17 a?os y como es l?gico va mas deprisa que todos nosotros, era gracioso ver como iba caminado y mirando hacia atr?s para ver por donde iba su padre, era su primer d?a, a partir de ese momento tomaron una decisi?n creo que importante y acertada, cada uno andar?a a su ritmo y al final quedaban en el mismo albergue.
Parece que estoy en un cuento de hadas, con esos hayedos, ?robledales, en un bosque que se hace profundo y vaporoso.
Hay que tratar de vivir el momento presente del camino, tal y como viene. Disfrutar incluso con los pies chapoteando entre el agua ?y ?el barro.
Al llegar a Zubiri estoy agotada, mas bien empapada, como no para de llover decido quedarme en el albergue Zaldico y no llegar hasta Larrasoa?a como tenia pensado, adem?s esta claro que cuando el camino te hace cambiar algunos planes es por algo, siempre agradeces al final el no poder continuar.


En el albergue vuelvo a encontrarme con Nono y Alejandro (los gaditanos) y volv? a ver a una pareja con la que me cruce un par de veces, Gloria y Paco de Barcelona.
Poco a poco el albergue se va llenando de peregrinos, hay un grupo muy majo,
A una de ellas no la olvidare, Esti, una chica con ?ngel, es este tipo de personas que acabas de conocer y que parece que las conozcas de toda la vida.
Ha sido un d?a dif?cil por la lluvia, pero bastante tranquilo, he llegado muy pronto a Zubiri y he decidido escribir algo, me gusta ir tomando notas para poder revivir cada momento, cada instante, cada experiencia, cada pensamiento.
Sale el sol, espl?ndido sol y como los caracoles sacan los cuernos,? empezamos a sacar, botas, calcetines, pantalones incluso nosotros mismos que necesitamos calentarnos, porque hace un fr?o incre?ble.


?


Un besote enorme
?
Maria Jose desde V?lez-Malaga


Tags: Sobre como enganchó

Publicado por Ksoyo @ 0:47
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Ksoyo
Martes, 31 de marzo de 2009 | 1:20
Hola M? Jos?... soy M? Carmen.Me has enganchado con tu historia..deseando estoy ya de leer la segunda parte

Conforme te leo, me prece que te estoy viendo, eres "Maria Nervios"Sonrisa Gigante. Me acuerdo cuando te conoc? en la asociaci?n. Y eres tal cual te expresasFlash

Por cierto , escribes muy bien.
No tardes en enviarme la otra parte y muchisimas gracias pro compartir tus inquietudes, nerviosismo y entusiasmo por el camino.

Besos guapa
Publicado por kospy
Jueves, 02 de abril de 2009 | 12:37
Que grato relato nos haces de tus vivencias en el CAMINO, es algo maravilloso.
Mi primer Camino tambi?n lo empece en S.Jean y es algo inolvidable.
Para mi todas las etapas tienen algo especial.
Un abrazo y espero la segunda parte de tu historia.